“Te pago con actitud e ilusión”

El desembarco: “¿sin remunerar? No gracias”

Para poder conocer y hablar de los medios de comunicación lo primero es llegar hasta ellos. Las formas de aterrizar en uno son muy diversas, aunque lo normal es empezar por la parte baja de la pirámide. Ocasionalmente hay quien accede a otros puestos en contra de lo racional, porque la lógica nos lleva a una promoción interna ya que los propios trabajadores son los que mejor saben cómo funciona, sus carencias y virtudes, y quienes deben ir superando escalafones en una empresa que la mayoría, en un principio ama y que posteriormente solo sirve para vivir.

Pero ¿y cuándo no da para la subsistencia? Le sucede a los que llegan nuevos, a los que llegan jóvenes o a los que llegan con necesidades. Bueno, también le sucede a los que llevan un tiempo, pero todo dependiendo del medio.

No hace mucho, el pasado 22 de marzo, un viejo amigo acudió a un nuevo periódico digital, Diario de Salamanca, para una entrevista de trabajo. Alguien con una dilatada experiencia podía esperar unas buenas condiciones, pero no llegaron ni al calificativo de dignas. La oferta era de 300 euros a media jornada (aunque esto es periodismo y la jornada es completa e incluye sábados y domingos). Los detalles los podéis encontrar en el blog http://antoniomartinr.com/una-oferta-indigna/

Muchos debemos quitarnos el sombrero ante Antonio por atreverse a dar el paso de contar su historia. La situación no es nueva en el sector pero puede llamar la atención de los que venís de fuera o no habéis tenido contacto directo con los medios de forma laboral. También es de alabar la rápida reacción de la Asociación Salmantina de Periodistas (ASPE)  en defensa de un trabajo digno. De los blogs que desde aquí recomiendo, casi todos tienen una entrada al respecto, como SOS DESEMPLEADOS, Beatriz S. Olandía o Trapseia, solo tenéis que mirar entre sus posts.

Además, como hace cada medio que surge, intenta buscar el apoyo institucional, por lo que las administraciones (como la subdelegación del Gobierno o la delegación territorial de la Junta), emiten su saluda de rigor del máximo responsable del correspondiente estamento. Algo que también ha sido denunciado por los periodistas salmantinos.Imagen

Esta situación me recuerda el día que tras mi café habitual de la mañana le comenté a la camarera que le pagaría en “actitud e ilusión”, valores muy reivindicados por las empresas mediáticas aduciendo a la vocación del buen profesional. Nos reímos y le deposité el euro con diez céntimos de café, sabiendo que ni el panadero ni el carnicero iban a cobrar en estas especias.

La Federación de Asociaciones de Periodistas Españolas (FAPE) también denuncia habitualmente casos de abuso en la relación profesional y empleador, aunque me temo que es la punta del iceberg. Hoy mismo encontré en la web más ofertas de trabajo sin remuneración. Permíteme, querido lector, que me haga eco del hashtag #Gratisnotrabajo.

Todos tenemos un amigo informático, para su desgracia, que nos saca más de una vez de algún apuro. Sabe el botón que hay que pulsar y yo no porque no estoy formado para ello. Pero ¿por dedicarse a la informática ya no tiene que cobrar?

Lo mismo sucede con el periodista, cuya herramienta es la palabra. Sin entrar hoy en las disquisiciones sobre el intrusismo y demás, ya hablaremos de ello en otra ocasión, porque la inmensa mayoría de la sociedad sea capaz de escribir no quiere decir que todos sus miembros estén capacitados para hacerlo de una manera profesional, algo que desemboca en la labor gratuita del periodista, porque ahora resulta que todos llevamos uno dentro.

ImagenPero la gratuidad puede llegar impuesta. Las universidades, no todas, ya que no es bueno generalizar, llegan a acuerdos con empresas mediáticas para que sus alumnos puedan realizar las tan ansiadas “prácticas”. Surge un tira y afloja entre la institución académica y la empresa por la remuneración del alumno. De hecho, muchas universidades se apartan del camino de ceder a sus estudiantes con sueldo cero. Otra problemática surge, además, cuando el becario no realiza el papel de tal, sino que termina realizando las sustituciones vacacionales de la plantilla, cuando está regulado por los convenios colectivos que tiene que estar siempre acompañado de un profesional de la empresa. Incluso hay quien se exalta ante la posición de que las universidades pretendan una contraprestación para el alumno en alusión a “todo lo que va a aprender” con “la oportunidad que le damos de usar estos equipos”.

Imagen

Para ser el primero me gustaría terminar con el último párrafo de un post de Antonio Martín (antoniomartinr.com):

“Parece que algo empieza a moverse y espero que esta entrada contribuya a ello. A avergonzar a los abusadores y señalar a los responsables. A recordarles a estos tahúres de la comunicación que para incorporar a gente a su proyecto no es necesario el voluntariado salarial, sino retribuciones dignas. A recordarles que una tortilla se hace rompiendo huevos.”

No pienses que los profesionales de plantilla, ya veteranos, cobran mucho más… Si te olvidas del Star System de los medios nacionales y lo dejas de lado, el resto de sueldos dejan bastante que mejorar (también hay quien cobra mucho para lo que hace).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s