Highway to Hell!!

Quién me iba a decir a mí que iba a volver a sentir las sensaciones de esos días en los que el análisis musical y la inspiración literaria se aunaban para crear. Podían ser textos más o menos bellos, pero era opinión propia. Me refiero a la época en la que el que suscribe se dedicaba a la crítica musical. Sí, sí has leído bien, crítico musical, una oportunidad que me brindó un diario desaparecido a día de hoy (que raro, ¿verdad?).

1800316_596456930434624_833662398_n

Rock en estado puro

En mis columnas musicales de El Adelanto de Salamanca escudriñaba a los cantantes del momento que llegaban y actuaban en la ciudad. Por las teclas de mi ordenador pasaron Sabina, El Barrio, El Canto del Loco, Ismael Serrano, Tamara y otros muchos.

Saco a relucir este luminoso pasado (¿qué puede haber mejor que te den libertad para escribir lo que quieras?) con motivo del último concierto al que asistí. La Espannola tuvo a bien acoger un concierto de La Banda, aunque no fuera a las 22.00, sino pasada la medianoche. Mejor, ya que la multitud allí reunida fue in crescendo. Con el título de Leyendas de la guitarra, Juan Carlos Jiménez con su eléctrica y Mario Cea con su acústica, acompañados de la voz de Basilio Jiménez mostraron un repertorio a la altura de los grandes guitarristas de todos los tiempos.

Recordamos a Chuck Berry, Mark Knopfler, Stevie Ray Vaughan, Joe Satriani o Steve Vai entre otros, que hicieron las delicias del respetable. Al ritmo de Supertramp, Dire Stratis o el mítico Highway to Hell de AC/DC fueron coreados por el público que se agolpaba para disfrutar de los punteos de Juan Carlos Jiménez.

IMG-20140204-WA0003

Las guitarras disparan notas de rock

Mucho virtuosismo en la realización y el desarrollo, además del acompañamiento acústico de Mario Cea, lo que daba cuerpo y empaque a la actuación coral. Basilio Jiménez hacía saltar a los presentes con las estridencias de las voces rockeras y heavies de la noche.

Que mejor que terminar, cómo no, en un karaoke. En Salamanca, el mítico Sinatra, que vuelve a estar abierto después de un año de ausencia de nuestras vidas. Un rincón para disfrutar de las íntimas veladas entre amigos y en las que cualquiera puede convertirse por una noche en el ídolo musical que siempre soñó. Aunque siempre hay quien te arrastra hasta estos lugares para entonarte el Hay un amigo en mí de Toy Story con el fin de ponerte la piel de gallina y la lágrima al borde del derrame (¿Verdad Fonsi?).

Después de la revisión musical de la jornada es momento para que  cada uno haga su reflexión y visualice las letras de sus canciones favoritas e, incluso, algún inconsciente se atreva a entonarlas. Ánimo.

Por cierto Miguel Ángel Revilla se encuentra comiendo una tostada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s