Un, dos, tres… ¿se me oye?

Nos gusta poner nombre de santos a los días del año, al menos antes debido a la tradición cultural cristiana de la que procedemos. Veinticuatro horas que recordarán la buena labor realizada por un hombre durante su paso por el mundo, en gran número mártires o, lo que es lo mismo: muertos por la causa.

Como todo, también esta tradición ha evolucionado y ya no tenemos el día de San Fulanito o San Menganito. Ahora es el “Día de”, que, según lo sueltan, recuerda el momento del Desembarco de Normandía.

El más famoso de los “Días de”, por estas fechas, es el 14 de febrero, “Día de los enamorados”, o, para los más religiosos, San Valentín. No es éste el motivo de mis líneas.

Quería destacar la labor “no callada” (si fuera en silencio, menudo invento) de las mujeres y hombres de la radio tras el paso del Día Mundial de este medio. Para unos es el veneno que, una vez en sus venas, no pueden vivir sin él. Para otros la esencia del mundo se basa en la palabra. Podríamos recoger miles de bellos pensamientos sobre la hija de Guillermo Marconi que aquellos que la han degustado, ya sea dentro o fuera, tienen en mente.

A mí, si soy sincero, me toca la fibra. Claro está, después de un periplo en el que, radiofónicamente viviendo, dirigí informativos, realicé programas autonómicos y nacionales, me dirigí hacia toda España con crónicas de momentos relevantes, presenté magazines matinales y vespertinos, moderé y participé en tertulias, saqué adelante programas deportivos, me convertí en reportero a pie de campo en las retransmisiones deportivas, canté goles desde el estudio, ejercí de jefe técnico, grabé cuñas y jingles, trabajé decenas de especiales por fiestas patronales u otros motivos, diseñé espacios, busqué contenidos, llegué a generar una docena diaria de informativos, encuesté a los ciudadanos, les llamé por teléfono, llevé a cabo concursos, entrevisté a todo tipo de personas, incluso parodié, canté e imité. La magia de la radio me permitió todo eso y más.

Este espacio en el interior de la boca del metro de la Glorieta de Bilbao recuerda la importancia de la radio

Este lugar de la boca del metro de la Glorieta de Bilbao recuerda la importancia de la radio

Ahora, como en la fotografía, encontramos un viejo espacio que nos sirve para identificar el desolador panorama que viven los medios y, especialmente la radio. Desde este lugar se buscaba proteger la radio, quién nos lo iba a decir. En la década de los años 20 apareció este pequeño habitáculo, similar a una hornacina, donde se facilitaba el seguro de un aparato tan valioso como era el de radio para una familia. También se buscaba su reparación en caso de avería.

Una auténtica metáfora de nuestra radio actual: sin seguro, abandonada, desaliñada, deteriorada. Preguntarse si otra radio es posible o si el actual modelo tiene futuro sólo el tiempo lo responderá. Hasta ahora, la radio ha sabido defenderse de los envites de los medios que han venido sucediéndola, de los agoreros que han pronosticado su desaparición, de los empresarios codiciosos y manipuladores que se han servido de su credibilidad para campar a sus anchas entre la opinión pública o de falsos adalides que se vendían como los precursores del medio y que enseguida le dieron la espalda por el vil metal.

Sangre, sudor y lágrimas acompañan a la historia de la radio y la de los héroes que trabajaron en ella. Quiera Dios que todavía quede alguno y que haya un futuro para la insustituible compañera de fatigas de millones de personas.

Por cierto, Miguel Ángel Revilla está escuchando un pasodoble español.

La reinvención

Nuevas secciones

En los informativos de la televisión podemos encontrar, como en la prensa o en la radio, diferentes secciones, correspondientes con cada una de las temáticas abordadas. Según la información que contengan hablaremos de un ámbito y otro, de una sección u otra.

En épocas anteriores, ya casi cercanas al pleistoceno, encontrábamos la apertura con alguna noticia política, que afecta a todos, pero siempre tan tediosa. En un informativo “tipo” podrían seguirle economía, sucesos, sociedad, cultura y deporte. Éste sería un reducido resumen y que no siempre tiene que seguir este orden, dado que podemos encontrar un descenso exagerado del paro (¡qué iluso!) o un desgraciado accidente (más normal) que abran el informativo. Pero, lo normal, viene a ser un esquema similar al reseñado.

El caso es que después de observar informativos de todos los canales y colores he llegado a la conclusión de que deberíamos cambiar el viejo esquema por nuevas fórmulas. Veamos cómo podemos hacerlo.

Dejaremos de arrancar el contenido de los informativos con políticas para comenzar con “mentiras a troche y moche” o a “diestra y siniestra” que queda más acorde por la vinculación de los lados a las clases políticas. Que nadie se queje. Pero son buena gente, todos quieren hacer un “gran pacto de Estado”, aunque la culpa es del de enfrente que no se deja que le imponga “mi” pacto.

Encadenaríamos con algo que antes era, en la mayoría de las veces, circunstancial y que se ha transformado en el bloque central de las informaciones: tribunales. Un apartado que bien podíamos denominar como “qué hay de lo mío…”. Caso Noos, Gütrhel, Campeón, Bárcenas… esos que ya sabéis, aunque cada día sale uno nuevo, yo ya no recuerdo todos los concejales y alcaldes que están imputados en España por haber hecho uso del “do re mi fa… a mi bolsillo se va”.

Para relajar la situación mantenemos la sección de economía, en la que vemos cómo nos dicen que estamos mejorando mientras la Unión Europea advierte de que “así no”, que ése no es el camino.

Sucesos, por desgracia, siempre aparecen.

Los temas de sociedad, después de observar algún informativo, es para calificarlo como “el relleno del día”, porque ni son temas originales, ni noticias con un diferente enfoque ni nada que se le parezca. Incluso algún periodista desea ser el protagonista por encima de la información.

El apartado de cultura se ha convertido en necesario para demostrar que todavía queda en España, pese a los recortes, el incremento del IVA y ataques similares.

En deportes no me meto. Y sobre el tiempo, como yo digo, “parcialmente nuboso”, porque siempre hay alguna nube.

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Una reflexión que llega después de que el 3 de mayo celebráramos (por decirlo de alguna manera) el Día Mundial de la libertad de prensa. En Valladolid hubo gente, en León también y, por supuesto, en Salamanca, donde la Asociación Salmantina de Periodistas (@_ASPE_) organizó una concentración frente al Teatro Liceo.

La presidenta de la asociación, Elena Martín, leyó un manifiesto en el que apuntó los males principales de nuestros días dentro de este sector. Los sueldos precarios, las ofertas de trabajo indignas, la triste situación de los que aún mantienen su puesto de trabajo o la desgarradora cifra de los 10.000 compañeros enviados a la calle en los últimos tiempos.

Reivindico, desde estas líneas, que los trabajadores de los medios somos gente “normal”, ¿o quizá alguien pensó que éramos dioses? Si éste es el cuarto poder… Unos ciudadanos más, eso sí, con la encomiable labor de trasladar la información a los conciudadanos. Cada vez con el sentimiento mayor de que los hijos no se dediquen a esta tarea, aunque hay cantera…

Imagen

También diré, a título personal, que me hubiera gustado contar a mi lado con un número mayor de compañeros, como que hubieran acudido a las concentraciones de Valladolid, León o el resto de España mucha más gente.

Me temo que en algunos casos William Wallace ya llegó tarde a proferir su proclama, porque ya les han quitado la libertad.

Terminar con la frase que no por machacada estos días pierde sentido: “Sin periodistas no hay periodismo. Sin periodismo no hay democracia”

Mil gracias, mil visitas, un mes

ImagenEs increíble, sorprendente, rarísimo, pero agradable, estupendo y maravilloso. Que una persona reconozca el valor de lo que escribes, quizá unas veces con mayor acierto y otras con menos, eso, como dicen en cierto anuncio de tarjetas de crédito “no tiene precio”. Igual que no lo tienen valores como la amistad. Gracias Leticia por guiar el camino de los primeros escritos de este neófito de las letras “blogueras” y descubrirme un nuevo universo literario. Para mí es un honor que me des la alternativa de esta manera, con los premios Best Blog Awards.

Estos galardones tienen la finalidad de apoyar y dar a conocer blogs que estén empezando. Las normas de estos premios indican que, si recibes uno, debes hacer lo siguiente:

 

1.- Nombrar en tu blog a quien te concedió el premio y agradecérselo.

SOS DESEMPLEADOS, que de la mano de Leticia Poncelas es una abanderada en la ayuda a aquellos que se encuentran en paro y necesitan un buen consejo para buscar un puesto de trabajo. Ejerce de todoterreno: da su punto de vista sobre la actualidad como buena periodista, pero no le falta tiempo para ejercer coaching laboral y animar al desanimado o prepararnos un fantástico postre con los más deliciosos ingredientes. Después te pica para que escribas. Algo por lo que sólo puedo decirle: gracias.

2.- Responder a las 11 preguntas que te formule quién te concede el premio.

a)      ¿Por qué tienes un blog?

Es algo que cuando empezó la “actual etapa de mi vida” me planteé. Hubo quien me incitó a la escritura de “algo” y esta fue la primera ocurrencia. Luego hubo que decidir sobre qué escribiría y dándole vueltas me dije “¿qué llevo haciendo los últimos 15 años?” esa fue la solución. Por eso hablo de los medios y de la actualidad, dando mi visión sin cortapisas y con total libertad.

b)      ¿Quién fue la persona que te inspiró a empezar en este mundo?

Fueron varias las conversaciones con diferentes personas las que me llevaron a escribir. Uno de los primeros que me propuso que escribiera fue mi inseparable compañero de fatigas, José (Fonseca). Pero también Leticia de las que ya algo sabéis, Marta, Xulio o Carlos J. Domínguez me animaron a emprender este camino.

c)      ¿Qué te inspira a la hora de escribir?

Basta con que algo suceda a mi alrededor para ponerme a escribir. Si no pasa nada, nunca está de más repasar conceptos y teorías sobre la información y prácticas periodísticas, para que los que no son del mundillo conozcan ciertos detalles “del otro lado”.

d)     ¿Qué es lo más difícil a la hora de poner en marcha el blog?

El miedo a sentirte ignorado, a que pensar que nadie te lee, que no es lo tuyo. Las más de 1.000 visitas en menos de un mes me han hecho superarlo, porque para mí era algo impensable y desde aquí también quiero dar las gracias a todos los lectores. Espero que continúen al otro lado de la pantalla y, por qué no, que comenten y se impliquen en esta aventura, cuanto más mejor. Es algo de todos.

e)      ¿Cuál ha sido el mejor momento que has vivido en el blog?

Cada vez que alguien me dice que le gusta, que se identifica con el texto o lo comparte de una manera o de otra con el resto de la humanidad.

f)       ¿Qué te gusta más salir a cenar o a comer?

Me es indiferente, lo que importa es la compañía.

g)      Última película que te haya impactado y que recomiendas:

La última que me ha impactado es “Anna Karenina”. Aunque la mayoría conoce su contenido, la forma es totalmente surrealista, llamativa. Para ser fiel a mí mismo recomendaría la trilogía de Nolan sobre Batman, impactante y con motivos para reflexionar. Cualquiera de superhéroes me vale.

h)      Mejor estación del año:

Invierno, tiene algo especial.

i)        Un destino favorito para descansar:

La ciudad de Brujas es ideal, pero Salamanca también me vale.

j)        Si pudiera ser un animal:

Un gato, pero residente en un pueblo, por supuesto.

k)      Alguna confesión prohibida que quieras confesar:

Cuando empecé Ciencias de la Información nunca pensé que haría radio y ahora no puedo vivir sin ella.

3.- Decir 11 cosas sobre ti.

-Me enamoré de la profesión del periodismo cuando tenía unos 12 años.

-Prefiero el pueblo a la ciudad, lo considero más tranquilo y humano y en pleno siglo XXI los servicios siempre están cerca.

-En 15 años de profesión no podría destacar una noticia de entre todas, será porque todas son importantes para cada protagonista, que nunca es el periodista.

-Soy una persona sencilla, no me gusta complicarme.

-Soy alguien tranquilo hasta llegar a crispar a las personas que me rodean, pero no es por maldad, es que soy así.

-He hecho televisión y radio, tanto informativos como magazines, locales, autonómicos y nacionales. He escrito para el Norte de Castilla y la Agencia EFE. He realizado crítica musical en El Adelanto de Salamanca. He pasado el aspirador en…

-Soy monitor de tiempo libre. Cuando ejercía como tal me sentí feliz entre jóvenes que disfrutaban de inquietudes sanas con otros jóvenes que vivían las mismas experiencias. Ahora esos jóvenes son los hombres y mujeres que tratan de sobrevivir al presente.

-Salamanca tiene un encanto especial, porque cuando se acuesta se vuelve de oro con su piedra de Villamayor. He visitado Brujas, París, Amsterdam, Bruselas, Lisboa, Barcelona, Madrid, Málaga y otros cuantos sitios. Pero vivo en León que también me gusta.

-Siento, cada día cuando me levanto, que me queda mucho por hacer.

-Estudié lo que quise y trabajé de lo que me gustaba (todo gracias a mi familia, especialmente a mis padres Andrés y Manoli, quienes se esforzaron porque lo pudiera hacer y a mi hermana Patricia, por lo “pesada” que era)… seguro que sigue habiendo deseos que se hagan realidad.

-En una época difícil de mi vida, encontré a dos grandes amigos, la “doble J” (The Wonders http://www.youtube.com/watch?v=wPMLG8mnCRM). Después he ido encontrando más en el camino (Chayanne http://www.youtube.com/watch?v=GuZzuQvv7uc) o el “villablinense” que me saca de paseo los sábados.

4.- Conceder el premio a otros 11 blogs con menos de 200 seguidores (tampoco hace falta seguir esto al pie de la letra).

SOS DESEMPLEADOS (http://sosdesempleados.wordpress.com/): La gran Leticia pone al servicio de todo el mundo su conocimiento, su ayuda, siempre echando una mano, qué más se puede decir. Prácticamente mi mentora y una grata compañía, aunque sea virtual, mediante nuestras conversaciones de grandes momentos dándole a la tecla. Algún día dejaremos de “simular” que todo va bien, ya lo verás.

-Beatriz S. Olandía. Esto es lo que pienso. Esto es lo que escribo (http://beatrizolandia.wordpress.com/ ): Si la periodista por antonomasia no aparece en esta lista, no merece la pena hacerla. Si buscas un perfil de las gentes dedicadas a la profesión, ella lo tiene. Si necesitas una opinión sincera, en su blog la encuentras. Mordacidad y estilo hecho letra.

Cuentos Maradonianos (http://maradona84.blogspot.com.es/) Se trata de un blog muy personal de Diego Manzanares, alguien que de una forma o de otra, siempre está escribiendo o hablando. Si el blog está un poco abandonado es por buenas razones y por sus buenas ideas, pero con este reconocimiento le ayudamos a que siga con el impulso de su espacio en la red.

Festivaleros (http://www.losfestivaleros.com/):  La mejor página existente en España y parte del extranjero para estar al día de los mejores festivales que se celebran en la Península Ibérica y otros lugares del globo terráqueo. Las novedades musicales del momento las podéis encontrar, sin duda, en Festivaleros.

OffyOn Comunicación. Marketing Off y On line – Diseño gráfico (http://offyonline.blogspot.com.es/?wref=bif): Miriam Iglesias hace un arte de donde otros sólo ven negocio. En su blog encontraréis los recursos más innovadores sobre toda la estrategia de comunicación referente al marketing, desde posicionamiento en páginas web hasta las mejores actuaciones que debes realizar para que tu negocio tenga los impactos publicitarios adecuados. Una gran ayuda y un gran referente en el mundo del marketing y la publicidad.

De chotis y bocata de calamares (http://dechotisybocatadecalamares.blogspot.com.es/?wref=bif): El nombre del blog ya lo dice todo. Ideal para leer naturalidad pura como la que rezuma por los cuatros costados Lidia Cossío. Cómo transformar los acontecimientos cotidianos en auténticas historias de acción, con una forma de escribir entrañable.

Trapseia (http://trapseia.com/?wref=bif): Ya está de vuelta, como Manzaniano, en el mundo de los blogs. Seguro que tienen ambos más de 200 seguidores, pero son muy buenos y merecen la mención. El señor Negro T. y “El sentido de un guisante” siempre aportan, siempre suman, y en estos tiempos es algo a tener en cuenta. Un grande de Ávila y de toda España. En esencia, un grande allá por donde va.

Diario de un flaco (http://diariodeunflaco.wordpress.com/): El blog de Ramón Vicente también está cargado de las pautas musicales de los mejores momentos de temas y autores históricos narradas con un pluma muy fina. Da gusto leerlo y mucho mejor si lo hacemos escuchando las canciones que nos aconseja en cada uno de sus textos. Un sabio del pentagrama con el que da vida al sabor añejo de grandes historias o a la más rabiosa actualidad.

En mal estado. Microrrelatos y otras historias (http://enmalestado.wordpress.com/): Un gran hallazgo que encontré gracias a Trapseia. Otra pluma afilada con ganas de contar, sobre todo, aventuras literarias, epopeyas culturales o cómo hacer que la sociedad se interese por un ámbito que no está muerto.

El grupo de “Cazadores de…” (http://www.cazadoresdepeliculas.es/): Se trata de un conjunto de blogs con temáticas de lo más variado, que van desde el cine, las series, música o los coches hasta el maquillaje, las manualidades o las novelas. Es una fórmula original para encontrar valoraciones o recursos sobre las múltiples temáticas que abordan, por lo que se merecen este reconocimiento y más.

No quiero ser portada de los lunes al sol (http://noquieroserpls.blogspot.com.es/). Este blog lo descubrí gracias a Leticia y a Antonio (AFLabor). Se trata de una magnífica iniciativa que debes visitar para comprenderla de la mejor manera posible y aportar tu granito de arena. No hay nada mejor que dedicarse a los demás.

5.- Formularles 11 preguntas que deberán contestar los premiados (las preguntas son las mismas que me han formulado a mí).

 

6.- Seguir al blog que te ha otorgado el premio.

Ya lo sigo.

7.- Informar a los blogs a los que les das el premio.

“Estamos trabajando en ello”. No sé de dónde habré sacado esa frase…

Muchas gracias a ese millar de visitas, a los que me han apoyado y me apoyan y a los que cada día están a mi lado. Es el estímulo y el aliento necesario para seguir adelante.

Violencia con 20 años de caducidad

Raúl, Andrea, Jonathan o José son los nombres de cuatro jóvenes españoles de no más de 20 años. ¿Qué tienen en común? Que fueron los protagonistas de las últimas emisiones de Hermano Mayor, espacio que podemos ver los viernes en Cuatro.

Para quién no conozca la dinámica, consiste en la llegada de Pedro García Aguado hasta el seno de una familia en la que uno de los hijos tiene problemas de conducta. García Aguado conduce el programa mientras ejerce de coach. Ayuda a los jóvenes difíciles desde su experiencia, ya que pasó de ser uno de los mejores jugadores de waterpolo a caer en lo más hondo de un pozo de excesos entre droga y alcohol. Ahora auxilia, junto con un equipo de psicólogos y expertos a los más complicados de la casa.

De piedra me quedé mientras veía el último programa, aunque cualquiera de las emisiones nos vale para referirnos a esta problemática. Estamos hablando de jóvenes sin valores que hacen la vida imposible a los familiares con quienes conviven. Personas que no han evolucionado, cuya única preocupación es vivir a plato puesto, en hogares, algunos de ellos, con dificultades económicas, mientras la única preocupación del chaval protagonista es la fiesta cuando no cuestiones más graves como conseguir dinero para drogas u otros actos delictivos.

¿Qué se le puede pasar por la cabeza a alguien que insulta de todo a su madre o llama “flojo” a su padre que lleva dos años en paro? Los psicólogos apuntan a una cólera patológica. Malas contestaciones, platos volando, agresiones físicas, violencia verbal… A todo ello intenta poner fin Pedro García Aguado, a quien seguro que su corpulencia le viene bien más de una vez ante los escenarios en los que tiene que moverse.

Imagen

Pedro García Aguado conduce Hermano Mayor en Cuatro

No conviene generalizar, ni yo tampoco lo hago, sólo hablo de los casos que aparecen en Hermano Mayor. También hay “jóvenes modelo” en nuestro país que son el orgullo de su familia, estupendos trabajadores o buenos estudiantes, aunque si sacan buenas notas y acaban una carrera tendrán que irse fuera a buscar trabajo.

Pero ¿qué es lo que falla entonces con esta minoría descontrolada que se ha vuelto agresiva, colérica y holgazana? Lo más seguro es que tengamos que remontarnos hasta “Supernnany” para conocer las causas, porque el carácter se forja desde pequeño.

Muchos profesores, si no la mayoría, agradecerán el leer que a la escuela se va a aprender, la educación se transmite en casa. Los padres no han de dejar en manos de maestros y profesores lo que, por sangre, les corresponde, como es el traspaso de unos valores de convivencia y respeto, al menos.

No creo en la generación “Ni-Ni”, como se ha denominado a aquellos que ni estudian ni trabajan. He visto el esfuerzo de aquellos quinceañeros que no conseguían los éxitos plasmados en calificaciones y que, sin embargo hoy son mujeres y hombres de provecho.

Seguramente que alguno ya ha escrito el mensaje  “Kdms 9. Dnde smpre. Katxis y +” para salir de fiesta por la noche con los amigos. Hay que entenderlos y comprenderlos, aunque resulte complicado. Pero muchos caen en el desaliento con sus estudios y sus valores al recurrir al fácil “para lo que me va a servir”.

Ojalá no hubiera jóvenes problemáticos o los padres supieran cuál es el botón que han de pulsar para que encaminen sus pasos hacia una conducta correcta y beneficiosa, pero no es tan fácil.

A ser padre o madre y a ser hijo se aprende con los años, no viene de fábrica ni trae instrucciones. Desconozco si el programa busca captar el morbo o la verdadera ayuda a las familias con problemas. Sólo espero que después de un año las soluciones aportadas por García Aguado han dado sus frutos, eso sí que me gustaría que lo emitieran. Y ojalá que todo acabara bien, pero no es un cuento, es la vida real.

La mala noticia es la de la portada

Te levantas por la mañana y mientras lees estas líneas sabes que León es noticia. León es noticia porque en la portada de uno de los periódicos de tirada nacional (El País) aparece la triste información de que una persona ha muerto tras esperar 9 meses en lista de espera para una operación de aneurisma de aorta. Es noticia porque una vez más, 10.000 personas se echaron a las calles de la capital para reivindicar la supervivencia de un sector en fase terminal, como es el de la minería. León es noticia.

No se trata del “carga un poco que todavía queda” contra nadie. Pero qué hacemos perdiendo personal sanitario que tiene que salir de nuestras fronteras mientras hay personas que fallecen en un denominado “país desarrollado” por culpa de las listas de espera. La eliminación de cualquier partida del presupuesto de una administración puede resultar más o menos doloroso, pero que nunca falte la sanidad, la educación ni el trabajo.

Los tres pilares básicos de la sociedad se ven reflejados en los intereses de los ciudadanos porque sin alguna de las tres patas del banco es difícil sostenerse. Luego ya vendrán los aeropuertos vacíos, las autovías a medio hacer o los centros de tráfico de ferrocarril sin función alguna. Oiga, por si todavía no te has enterado, ¡ha fallecido una persona! ¡Por favor!

Mucho me temo que solo servirá para sacarse los colores políticos los unos a los otros. “Vosotros no le habéis atendido y es vuestra responsabilidad” “Pero vosotros estabais antes y no habíais puesto los medios” y así horas y horas.

Con el carbón pasa tres cuartos de lo mismo. Con escudarse en quién apoya qué está todo solucionado, mientras centenares de mineros seguirán yéndose a la calle, bien porque  no llegan las ayudas comprometidas, bien porque hay que devolver unas ayudas supuestas a fondo perdido o simplemente porque a algún empresario se le antoje para presionar a las administraciones y llenarse los bolsillos. Desde el año 1985 llevan las cuencas intentando adaptarse, con sucesivos planes del carbón, pero sin auténticas soluciones según parece. Si hubiera soluciones no habríamos vuelto a ver pancartas mineras en León.

Unas pequeñas nociones

Es una lástima que sucedan hechos como los dos anteriores para en pleno siglo XXI. Periodísticamente hablando, de lo que tendría que hablar y nunca hablo, podemos extraer algunas conclusiones que te llevarán a darte cuenta del porqué de las portadas de los periódicos o de las noticias con las que arrancan los informativos en las radios y las televisiones.

La normalidad nunca marca tendencia, es decir, no suele ser noticia. Existe un factor que sí que podemos encontrar en algunas noticias como el de “estacionalidad”, como que ha llegado la primavera o se celebran de nuevo las cabezadas, pero información que por sí sola no es noticia. El hecho noticioso surge de los sucesos no esperados, de lo que sale fuera de la cotidianeidad. Lo que importa es el “persona muerde a perro” más que al contrario. Cierto y preferible es que puede destacarse y salirse de la rutina por lo positiva, como la inauguración de una exposición, la apertura de un nuevo centro cultural o alguna buena noticia. Sin embargo, está inmerso dentro de la conducta humana que se interese más por las desgracias que por las alegrías… “Homo homini lupus” decía Plauto, aunque se nos vaya un poco de mano.

Imagen

Los leoneses se acercan a pescar al río

Hubiera preferido hablar de las actividades de primavera que se practican en el río Bernesga. La cantidad de pescadores de ciudad que se acumulan en sus orillas para lograr una gran pieza, aunque todavía no vi a ninguno que se hiciera la foto correspondiente con su captura de gran peso.

Imagen

Las piraguas ocupan el Bernesga

También hubiera estado bien referirnos a la actividad náutica como deporte. Los piragüistas se enfrentan a las duras aguas de un caudal embravecido días atrás por las fuertes lluvias, que si fueron noticia por su cantidad y por su perduración en el tiempo.

Tenemos en conclusión dos aspectos para empezar a buscar una buena noticia: que su contenido sea de interés público (sanidad, educación, empleo son las mayores preocupaciones) y que el hecho destaque sobre el día (ir al dentista muy pocas veces será noticia a no ser que tenga una nueva técnica que evite miedos y dolores).

Esperemos que llegue el día que sólo demos buenas noticias.